Trastornos Psicosomáticos

Dado que existe una conexión muy fuerte entre el cuerpo y la mente, es lógico suponer que hay una relación entre las enfermedades físicas y la forma en la que nos sentimos emocionalmente.
Los estados emocionales pueden influir en los procesos de enfermedad física y la enfermedad física influir en los estados emocionales, alterando el bienestar psicológico de la persona, provocando una depresión o ansiedad derivada por ejemplo, de las consecuencias desagradables y limitaciones que imponen la enfermedad física y de la misma manera, algunos trastornos físicos son derivados de una alteración psicológica. Entre los trastornos psicosomáticos más comunes se encuentran: las úlceras, el colon irritable, algunas erupciones cutáneas, algunos tipos de estreñimiento, etc.