Trastorno Obsesivo Compulsivo

Se caracteriza por la presencia de pensamientos, ideas o imágenes intrusivas, recurrentes y persistentes, sobre las cuales la persona no tiene control a pesar de que le parecen irracionales o sin sentido.

Estas ideas le producen inquietud, aprensión, preocupación y temor, que le lleva muchas veces a tener comportamientos o conductas repetitivas dirigidas a reducir la ansiedad asociada.

Las obsesiones y las compulsiones son una fuente significativa de malestar e interfieren significativamente en el funcionamiento social, laboral y en la actividad diaria de la persona, ocupándole gran parte del tiempo.

Como la persona es consciente de que sus ideas y comportamientos son inadecuados teme volverse loco o perder la cabeza

Las obsesiones

Son ideas, pensamientos o imágenes recurrentes y persistentes que no se producen voluntariamente, sino que invaden la conciencia, vividas como exageradas o sin sentido, y a veces como repugnantes, por lo que la persona intenta ignorarlas o suprimirlas pero no lo logra. Momento en que se ponen en marcha las conductas compulsivas para aliviar la ansiedad generada por la obsesión.

Las compulsiones

Son conductas repetitivas generalmente “caprichosas” que se realizan según determinadas reglas de la persona, que aunque son arbitrarias, se siguen estereotipadamente y estrictamente. Cuando se interrumpe el ritual, la persona tiene la necesidad imperiosa de comenzar de nuevo. Tiene la idea de que es necesario hacerlo para  prevenir o evitar la ocurrencia de una desgracia.