Trastorno de Ansiedad en la Infancia

Al igual que los adultos, los niños también pueden experimentar ansiedad, preocupación y miedo (especialmente ante nuevas experiencias). Cuando estas emociones se prolongan en el tiempo o interfieren en las actividades normales del niño, se genera un malestar que pasa a ser un problema que interfiere en sus capacidades normales de pensamiento, atención, concentración y aprendizaje.

Junto al miedo que genera la ansiedad, se suman el nerviosismo y la timidez, lo que puede conducir a que el niño adopte conductas de evitación en distintas situaciones de su vida (p.ej. actividades que antes le eran placenteras)  y lugares, (p.ej. la escuela), que son actividades y lugares necesarios para el adecuado desarrollo personal. La ansiedad puede generarle problemas adicionales como inseguridad, irritabilidad, trastornos del sueño y de la alimentación, fracaso escolar, depresión, etc.