Las terapias de tercera generación

UN CUENTO ZEN
 Un día se encontraron dos filósofos, uno oriental y otro occidental durante una reunión, entonces uno le preguntó a otro:
” ¿Cuál es la principal diferencia entre nuestras dos filosofías?”

A lo que el filósofo oriental contestó:
“Vosotros, los occidentales, cuando cometéis un error, se quejan, se disgustan y culpan a los demás; en cambio, nosotros nos reímos porque consideramos el error como una picardía del destino para que aprendiéramos algo”…
Lo que quiere decir que el fracaso sólo es una idea que nos limita, porque en realidad los errores son maestros, además de posibilidades para seguir creciendo y conociendo quienes somos en realidad.
(Desconocido)

El Mindfulness
La Atención plena o, la conciencia plena es una facultad psicológica, que se consideran de gran importancia en el camino hacia el bienestar personal.

El mindfulness supone el desarrollo de la capacidad de la concentración de la mente y este aumento de la concentración, trae consigo la serenidad, la cual conduce a un aumento de la comprensión de la realidad tanto interna como externa, acercándonos a percibir la realidad tal como es, porque nos enseña a vivir con plenitud el momento presente, ya que generalmente nuestra mente se encuentra vagando sin orientación, a modo de “piloto automático” entre el pasado y el futuro.

Su entrenamiento y práctica nos mantiene alejados de los recuerdos dolorosos del pasado y de las preocupaciones del futuro, que son dos conductas que deforman la realidad. Con la conciencia plena se pretende hacer conscientes los contenidos de la mente momento a momento, lo que hace posible que nos demos cuenta o que lleguemos a ser conscientes de que los pensamientos son sólo simples pensamientos, lo que nos da una mayor claridad y control sobre nuestras vidas.

El objetivo del Mindfulness

no es  cambiar el contenido de nuestros pensamientos, sino el modo en que nos relacionamos con el contenido o con el significado que le damos a esos pensamientos. Se  enseña y se entrena esta capacidad para llegar a ser conscientes del funcionamiento de la mente en un momento particular y de las habilidades necesarias y eficaces para deshacerse de los posibles funcionamientos disfuncionales y transformarlos en modos más útiles.

Entre los beneficios de su práctica se encuentran:

–    Que nos obliga a permanecer en el presente, olvidándonos de peso de un pasado que puede ser doloroso y de las anticipaciones negativas de un futuro incierto.
–    Nos ayuda a centrarnos en lo que estamos viviendo, sintiendo y haciendo en el momento presente no sólo ayudándonos a ser más productivos, también a disfrutar más del presente.
–    Nos ayuda a aliviar el estrés, el cansancio y el malestar en general.
–     Ayuda a sentirnos relajados y tranquilos
–    Ayuda a tener una conducta más eficaz
–    Ayuda a  superar las dificultades de concentración y en el sueño.
–    Mejora la autoestima.

La Terapia de Aceptación y compromiso
Es una terapia centrada en los valores, que parte de la idea de que la vida siempre cuenta con un grado de sufrimiento como ingrediente inevitable, con lo cual, teniendo claro esta gran verdad, se puede ver como un elemento con el cual nos encontraremos y con el cual tendremos que lidiar algunas veces a la largo de nuestra vida.

Su planteamiento básico es que la subjetividad (la forma en que la persona interpreta lo que le pasa), puede ser negativa o positiva. La visión negativa es la que nos interesa trabajar porque lo que se busca es el bienestar.
Terapia que enseña a la persona a cambiar el lenguaje y la significación que hace de sí mismo, de los demás y del mundo (su realidad), con el fin de que pueda romper con los círculos viciosos de acción, pensamiento y emoción que no le dejan vivir plenamente sus potencialidades adecuando sus capacidades y expectativas a las reales.

Esta terapia no se centra en los trastornos o en los síntomas ni en su eliminación, sino en dirigir su actuación o acción hacia sus valores reales y no por los impuestos por los otros o por la sociedad.

Plantea que es necesario aprender a darnos cuenta de nuestros procesos mentales, para poder desconectarlos y empezar a ver que muchas veces hacemos una elección para sentirnos de tal o cual manera, con lo cual nos damos cuenta que podemos aprenderá tomarnos las cosas tal cual son y no como creeríamos que deben ser con una mente más calmada.

La Aceptación supone aprender a vivir con algo sin la intención de cambiarlo, para lo cual es necesario aprender a aceptar nuestros pensamientos, sensaciones y emociones, para poder dejar de hacer todo aquello que hacemos para evitarlos, enseñándonos a dejar de hacer fuerza y luchar contra un enemigo que no es real, porque nuestras emociones, pensamientos y sensaciones pueden estar a nuestro servicio cuando las conocemos porque nos ayudan a identificar el estado actual de cómo nos encontramos al estar abierto al experimentarlos y así poder encontrar bienestar a pesar de que tengamos emociones o experiencias desagradables.

Aceptar no es aprender a vivir con el sufrimiento como una carga pesada, sino más bien asumir que el sufrimiento es necesario algunas veces para alcanzar nuestras metas.

El objetivo de esta terapia es que podemos desactivar los pensamientos negativos en la medida que los reconocemos porque somos conscientes de que los pensamientos no son la realidad, puedo distanciarme de ellos y cuestionarlos y poder así tomar una decisión consciente de si les hago caso o no.

Supone además un cambio de filosofía ante al sufrimiento, porque entendemos que es algo inevitable de la condición humana, con lo cual puedo aceptar que las cosas que se quieren cuestan y que muchas veces hay que sufrir para conseguirlas y, por ello nos comprometemos a luchar por lo que deseamos a pesar de que en el camino podamos sufrir, teniendo siempre en mente como una guía que nos ayuda a reconocer cuales son los pensamientos que nos limitan, que son negativos y logramos evitarlos poco a poco irán perdiendo fuerza y dejaran de interferir en la obtención de nuestras metas, viviendo guiados por nuestros valores e intereses, porque apostamos por ellos cada día.

Terapia Dialéctico – Comportamental (DBT)
Terapia enfocada en el tratamiento del Trastorno límite de la personalidad y algún otro trastorno de personalidad, desarrollada por Marsha Linehan.

Esta terapia define el problema como una interrelación entre diferentes factores como son los estímulos desencadenantes que interfieren o disparan el problema de la regulación emocional que hace que la persona evite o escape mediante un comportamiento inadecuado. Comportamiento que en un primer momento le da alivio, pero que no es más que una conducta mantenedora del problema principal.

La DBT tiene como finalidad enseñar soluciones, el control de los problemas para poder distinguir las señales y poder poner en práctica el afrontamiento adecuado que rompa con la conducta problema y mantenedora.

Esta terapia se puede dividir en muchas fases o sub-metas. Existen dos principales: la fase del pre-tratamiento y la del tratamiento en sí.
El pre-tratamiento, fase en la que se entrena a la persona en el entendimiento de los mecanismos, los estímulos y las respuestas que configuran su conducta problema, con el fin de que tome conciencia sobre aquello que no funciona y se pueda definir el problema, así como atender o modificar las condiciones ambientales que mantienen el problema ajenos a la persona.
El tratamiento en sí, ya supone la definición del problema y la toma de conciencia de éste por parte de la persona. Que incluye un proceso dialéctico entre los opuestos y de cambio, con el fin de lograr la integración de la personalidad del paciente.

Para el logro de este cambio e integración de la estructura de personalidad se ponen en marcha una multitud de técnicas: dialécticas, conductuales, comunicacionales y filosóficas que ayuden a superar el impasse que genera el problema como la solución de problemas. Todas estas técnicas se llevan a cabo en el contexto de la terapia individual, terapia de grupo, etc., que generalmente se llevan a cabo por un equipo interdisciplinar de psicólogos y de otros profesionales expertos.