Las principales corrientes psicológicas

psicoterapia feliz

La Terapia de conducta

Emplea técnicas derivadas de laboratorios experimentales de aprendizaje y de distintos datos científicos comprobados como efectivos para erradicar o disminuir la conducta problema, mediante procedimientos de condicionamiento y contracondicionamiento para modificar los comportamientos inadecuados.

La Terapia Cognitiva

Supone un modelo de tratamiento psicológico que acoge distintas orientaciones filosóficas y psicológicas, con sus respectivas perspectivas y explicaciones sobre el ser humano. Terapia que incluye una gran diversidad de métodos de modificación de la conducta a nivel cognitivo, lingüístico emocional y conductual.

La terapia cognitivo conductual

Supone la integración de las terapias cognitivo y conductual, dada su eficacia conjunta. La terapia cognitivo conductual (TCC) se define como la aplicación clínica de la ciencia de la psicología, que se fundamenta en unos principios y en unos procedimientos validados empírica y científicamente (Plaud, 2001), que tiene sus raíces en las teorías del aprendizaje y en el condicionamiento, que es capaz de explicar el comportamiento humano de una manera que pueda intervenirse para modificar los comportamientos, emociones y pensamientos inadecuados aprendidos, para eliminarlos o modificarlos por otros que sean adecuados y funcionales, teniendo en cuenta el papel de las variables biológicas y sociales.

La Terapia Humanista y el Enfoque Gestáltico

Tiene la finalidad de facilitar el potencial del crecimiento humano, a partir de la observación no manipulativa de la conducta en el aquí y ahora de la persona, dando especial énfasis a la toma de conciencia de los procesos de cómo el individuo se crea a sí mismo a partir de cómo se vivencia y desde allí potenciar su desarrollo.

Parte de la idea de que una necesidad “una Gestalt” ha de completarse y ser adecuada para generar un comportamiento saludable, pero que cuando se interrumpe y se cierra sin completarse, ya sea adecuada o inadecuada en función del objeto que satisface tal necesidad, se genera una situación problema.

Desde este punto de vista cuando se crea una necesidad emocional que no se cierra o satisface, hace que la persona se estanque, impidiéndole seguir desarrollándose, razón por la cual es necesario cerrar o completar esa experiencia de la manera más adecuada para que el individuo obtenga una mejor calidad de vida y que prosiga su evolución personal, mediante la identificación de las interacciones que le son tóxicas así como de las que le pueden ayudar a resolver sus asuntos pendientes.

La Terapia Psicoanalítica

Aporta importantes postulados para la comprensión de las conductas humanas respecto al conflicto intrapsíquico. Su postulado principal es que las experiencias tempranas con los otros significativos como los padres podrían hacer que el niño construyera un vínculo seguro, inseguro o ambivalente, lo cual generarían ciertos traumatismos (en el caso de los vínculos inseguro y ambivalente), que desembocarían en diferentes problemáticas psicológicas y de personalidad. Explica que la conducta humana está guiada por motivaciones inconscientes, o no.

Su objetivo es poder hacer consciente “lo inconsciente” para que los aspectos disociados se puedan integrar en la personalidad. Se pretende que a través del vínculo con el terapeuta, el paciente pueda trasformar en el aquí y el ahora de la terapia los vínculos inadecuados por un vínculo seguro, generador de una personalidad más funcional. En la medida en que el individuo se conoce mejor y se acepta más, puede cambiar aquello molesto que es capaz de cambiar y aceptar aquello que no puede cambiar, caso en el que el problema dejaría de serlo porque el individuo es plenamente consciente de su existencia.



Para más información y si quieres pedir una cita llámanos
Tel 7953131 Ext: 5130 – 3142044866
o contáctanos: dianasarmientopachon@gmail.com