La terapia Integrativa

Adopta una visión centrada en el valor inherente de cada individuo para hacerse cargo responsablemente de sus elecciones y cree que la persona tiene una gran capacidad para encontrar dentro de sí los elementos que generen el cambio deseado.

Esta terapia parte de la idea de que es posible unificar varias técnicas provenientes de diferentes escuelas psicoterapéuticas para dar una respuesta unificada y eficaz que promueva el cambio acordado con cada cliente en un plano afectivo, conductual, cognitivo y fisiológico de su funcionamiento global.

El término “integrativo” engloba el proceso de integración de la personalidad, que se logra mediante la asimilación de aspectos desintegrados, no conscientes y no resueltos de la persona, con el fin de lograr una persona cohesionada, reduciendo el uso de mecanismos de defensa que inhiben su espontaneidad y limitan su flexibilidad en la resolución de problemas, en el mantenimiento de la salud, y en las relaciones con las personas significativas.

Después de la intervención, la persona puede re- incorporarse de nuevo a su vida con plena capacidad de contacto, que le permita la satisfacción no sólo de sus necesidades, sino también de sus deseos. La persona puede entonces, afrontar cada momento de su vida de una forma abierta, espontánea y funcional, adecuada a los contextos importantes de su vida.

La Psicoterapia Integrativa también apuesta por la unión de los sistemas: afectivo, cognitivo, conductual y fisiológico de la persona. Su visión incluye la consideración de los aspectos sociales y transpersonales del medio que rodea, el momento vital en el que se encuentra, con sus tareas propias; sus necesidades, sensibilidades, crisis y oportunidades para un nuevo aprendizaje.

Terapia que tiene en cuenta muchos criterios sobre el funcionamiento humano como: el enfoque cognitivo, el conductual, el enfoque centrado en el cliente, el psicodinámico, la terapia familiar, la terapia Gestalt, las psicoterapias corporales, las teorías de las relaciones objetales, la psicología psicoanalítica del self y el análisis transaccional son todos considerados dentro de una perspectiva de sistemas dinámicos.

Cada uno de estos criterios proporciona una explicación parcial de la conducta y cuando se integran de una forma selectiva con otros aspectos del enfoque del terapeuta, cada uno de ellos gana valor.

Las intervenciones terapéuticas que se emplean en esta terapia, están basadas en las investigaciones sobre el desarrollo evolutivo y en las teorías que describen las defensas auto-protectoras utilizadas por la persona cuando se producen interrupciones o bloqueos en el desarrollo normal.

El objetivo es facilitar la plenitud personal, la calidad de vida el funcionamiento óptimos en las áreas: interna, interpersonal y ambiental, donde el individuo conoce sus Limites personales y las restricciones externas del medio, con lo cual puede adecuar sus expectativas y aspiraciones para que la vida le sea más grata y siempre sus experiencias le supongan una oportunidad de crecimiento personal.

Adaptación de varios autores:

John Preston, 1998;
M.R. Goldfried, 1995;
Chris L. Kleinke, 1998.