Habilidades Sociales

El concepto de habilidad social refiere a una serie de capacidades complejas para emitir conductas o patrones de respuesta que optimicen la influencia personal y la competencia social en contextos interpersonales (respecto a los objetivos personales), pero teniendo siempre en cuenta los derechos de los demás, con el fin de maximizar las posibilidades de ganancias y minimizar las perdidas respecto a los otros, la satisfacción en las relaciones sociales. Las habilidades sociales también se relacionan con la capacidad de la persona de generar una sensación de integridad y dominio personal.

La conducta socialmente habilidosa, consta de tres componentes de las habilidades sociales:

1 -La dimensión conductual, que refiere a un tipo especial de habilidades eficaces.

2 -La dimensión personal, que se relacionan con las variables de pensamiento que generan una forma adecuada de ver a los otros y a sí mismo con respecto a los otros.

3- La dimensión situacional, que se refiere al contexto en donde se da la conducta de la persona y la relación con los otros.

Desde este punto de vista, una respuesta socialmente habilidosa es el resultado de una cadena de conductas que empieza con la recepción correcta de los estímulos relevantes para evaluar y generar las posibles opciones de respuesta más adecuada a los objetivos de la persona, terminando con la respuesta correcta. Las respuestas más importantes de la respuesta considerada como socialmente habilidosa conlleva: hacer y recibir cumplidos, expresar amor, agrado y afecto, así como desagrado, iniciar y mantener conversaciones, defender los propios derechos, respetando los de los demás, rechazar peticiones indeseadas, expresar opiniones personales y el desacuerdo, la petición de un cambio de conducta al otro, saber afrontar las críticas, etc.