Duelo y Duelo Patológico

El duelo es el proceso normal de adaptación que se sigue ante cualquier tipo de pérdida (de empleo, de pérdida de una relación amorosa, de la pérdida o muerte de un ser querido, de un cambio de ciudad o país, etc.). La superación normal conlleva una serie de pasos o etapas (negación, enojo, negociación, depresión y aceptación), hasta habituarse al cambio, con la aceptación de la nueva vida sin aquello que perdió.

El duelo patológico implica la detención o fijación en alguna de las etapas del proceso de duelo, de forma que se prolonga el período de adaptación normal.

La elaboración del duelo es el tiempo que transcurre desde la pérdida hasta que se supera. En los casos en los que la elaboración del duelo no sea la adecuada, puede convertirse en un problema para la persona, ya que no logra superar esta perdida. Y es en este punto cuando se denomina duelo patológico.

El duelo patológico necesita de la ayuda psicológica para reconducirlo hacia un duelo normal, realizado en un tiempo adecuado a la magnitud de la pérdida en cuestión. El duelo conlleva no sólo componentes emocionales, sino también fisiológicos y comportamentales.