Dependencia Emocional

Es uno de los trastornos de la personalidad, que por su frecuencia, se le da un lugar destacado. La persona que lo padece no se siente completa si no está al lado de su ser querido (generalmente la pareja, sin la cual siente un gran vacío).

En sus relaciones amorosas, los dependientes emocionales presentan hacia su pareja un tipo de “apego inseguro de tipo ansioso”, que se caracteriza por una continua necesidad de saber que es amado y la dificultad de llevar una vida satisfactoria e independiente por sí mismo.

Cuando no se tiene pareja, se caracteriza por la búsqueda incesante del candidato perfecto para que le colme, lo que le puede llevar a embarcarse en relaciones de forma precipitada, sin darse el tiempo realmente necesario para ver si son o no compatibles y si le conviene. Esta precipitación les lleva a entregarse inmediatamente, sin reservas. Cuando no recibe lo mismo que da, se le viene el mundo abajo y se siente inseguro, con lo cual reclama atención constantemente, presa del miedo y de los celos injustificados.

Estas personas también presentan ideas contradictorias sobre el amor y tienen una gran dificultad para “romper” con la pareja, aun cuando la relación sea altamente conflictiva o insatisfactoria.

Una variante se conoce como la codependencia emocional, en la que los dos integrantes de la pareja son afectados, lo que les lleva a tener una constante tristeza y bajón cuando no se encuentran en el mismo lugar o tienen que separarse, lo que sin duda supone un gran malestar emocional.