Autoestima

La autoestima está conformada por un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y comportamientos dirigidos hacia uno mismo, que refieren un aprecio positivo  y de auto-aceptación incondicional, incluso cuando las cosas no nos salen bien.

Los problemas de autoestima ocurren cuando el aprecio incondicional no garantiza el funcionamiento óptimo de la persona, debido a  tres razones principales:

– Cuando se tienen expectativas de éxito muy elevadas, sin ser conscientes de que el éxito implica contar con las aptitudes y destrezas necesarias, con lo cual nuestra energía tendría que centrarse en obtener lo necesario para conseguir lo que deseamos, en lugar de sentirnos fracasados.

– Cuando el  aprecio hacia nosotros mismos depende de la aceptación de los demás o cuando sólo nos sentimos válidos obteniendo un único fin absoluto como: tener un cierto peso en kilogramos, un trabajo exitoso, etc., que cuando no se cumple se nos viene el mundo encima.

– Cuando tenemos una baja autoestima, por ejemplo, cuando muy a menudo nos sentimos poco valiosos, poco apreciados o creemos que somos indignos de ser amados o de triunfar.